Testimonios de Fe

Este es un espacio para conocer la acción de Dios en todos los acontecimientos que vivimos. Nuestros conciertos, encuentros, entrevistas, retiros y todas la actividades que han dejado una huella en nuestra vida y que para la gloria de Dios, han llevado su mensaje salvador a todas partes.

Soy el Padre Iván Ortiz, hermano de Nelson

En la vida de la Iglesia, poco a poco ha cobrado importancia la música. Tanto así que la liturgia que a diario se celebra encuentra en ella su estado más puro, un instrumento de cercanía con los fieles, quienes a partir de la melodía y las voces del que dirige el canto, encuentran en su corazón la correcta disposición para adorar. En el ejercicio de mi ministerio, he hallado en ella, una compañera ideal para nutrir mi propia vocación, siendo una ayuda útil para extender en el resto de las horas del día lo que gracias a Dios celebro en el altar desde hace dos años

Especialmente, puedo decir, que ella ha acompañado mi proceso vocacional, mi vida entera, cada momento, cada situación, y entiendo ahora, ha sido por voluntad de Dios. Pero tengo el agrado de decir que, ante Dios, junto a Nelson, nuestras manos están consagradas, para alabar y adorar: sus manos, para ejecutar de forma adecuada un instrumento. Las mías, para consagrar el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Una de sus canciones me recuerda este hermoso detalle de Dios con mi familia: No tengas miedo, cuya letra hace referencia al Buen Pastor, Cristo Jesús, razón de ser de la vida y la existencia. Escuchándola por primera vez, me vi plasmado en sus acordes y estrofas, viéndome como una oveja más del rebaño de Jesús, y al mismo tiempo, con la dulce obligación de llevar a otros al rebaño de Cristo. Al mismo tiempo descubro en ella la misericordia del Señor con mis padres y su descendencia. El cercano Dios, silencioso pero efectivo. Comprensivo labrador. Nos tomó, nos educó, nos acercó a su Iglesia. Nos dio la oportunidad de conocer a tantos sacerdotes, de los cuales recibimos la confianza de estar cerca al altar, donde el Buen Pastor alimenta sus ovejas, las cura y les da nueva vida.Cuanta verdad se encuentra en esta canción: Jesús va delante, por lo tanto, no hay que temer. Dios nos ha dado a su Hijo Querido, amado, que acompaña cada etapa de la historia humana, cada historia de cada ser humano

Ojalá muchos acepten la invitación y la alegría de ser parte del rebaño de tan Buen Pastor. A Él la gloria y el honor, por los siglos de los siglos, amén.

Carlos Gaviria - Director Ministerio de Música

Renovación Católica Carismática de Buenaventura

Particularmente, he tenido varias experiencias de encuentro con Dios a través de las composiciones de mi gran amigo Nelson, pero especialmente recuerdo una ocasión, de esas que no se olvidan. Estaba pasando por una situación complicada en mi vida, y recuerdo que acababa de tener una discusión fuerte con una persona en especial. Ya estaba en mi carro para comenzar a manejar y dirigirme a un compromiso, cuando puse el CD y empezó a sonar Verbo Viviente. Inmediatamente empecé a sentir como el Señor me daba su amor y su paz, a través de esa canción, me consolaba en mi tristeza y me decía que estaba conmigo. Las lágrimas empezaron a brotar de mis ojos a tal punto de tener que detenerme en el camino. Sin duda alguna sé que ese día, Dios actuó en mi vida a través de esa canción y logró darme la paz y el consuelo que necesitaba en aquél momento. Espero que al igual que a mi, éstas canciones sean de gran ayuda espiritual para todos los que, leyendo mi testimonio, quieran encontrar una salida en el nombre de Jesús. Gracias profe por tus hermosas composiciones.

Isabella Ariza - Productora musical y guitarrista

La canción “Invoco tu Nombre” me lleva a un estado de oración y conexión muy puro con Dios. Cada vez que la oigo siento que mi corazón está clamándole a Él, que venga, y me abrace, a pesar de lo que soy, a pesar de las cosas que no le agradan de mí. Es un canto del alma diciéndole: Señor, no mires mis pecados, ayúdame a llegar a Ti porque algún día quiero ver tu rostro.